martes, 19 de febrero de 2019

El deporte en la tercera edad


Practicar algún deporte o actividad física es muy beneficioso para mantener la salud tanto corporal como mental.
Llegar a la tercera edad no significa que tenga que dejar de hacerse, por el contrario, los adultos mayores que se mantienen activos tienen mejor calidad de vida.

Esto vale tanto para aquellos que durante toda su vida se ejercitaron como para quienes no lo tenían por costumbre. Nunca es tarde para empezar.

Muchas personas a pesar de gustarle el deporte no podían practicarlo debido a la falta de tiempo, una vez retirados, disponen de más horas libres lo que les permite desarrollarse en distintas áreas de su interés.

Beneficios del deporte en la tercera edad

Está comprobado que el ejercicio ayuda a mantener el cerebro en buenas condiciones y evita su envejecimiento previniendo la aparición de enfermedades degenerativas como el Alzheimer.

Por otra parte, a través del deporte se mantiene controlado el peso corporal, se evita la acumulación de grasa y se disminuye el riesgo de desarrollar cierto tipo de patologías como hipertensión, diabetes o problemas cardiacos.

El ejercicio favorece el estado de ánimo y la sensación de bienestar debido a que ayuda a la liberación de endorfinas asociadas con la felicidad y el placer.

La autoestima se fortalece, existe menos probabilidad de sufrir depresión y además beneficia las relaciones sociales.

Tipos de deporte recomendados para la tercera edad

Existen diferentes tipos de actividades deportivas que pueden ser practicadas por los adultos mayores siempre y cuando se adapten a sus condiciones físicas y recomendaciones médicas, para evitar excesos y posibles lesiones.

Tomando las debidas precauciones del caso, la edad no debe ser una excusa ni un obstáculo para hacer ejercicio.

Dentro de las actividades físicas más recomendadas para las personas de la tercera edad están caminar, nadar, montar bicicleta, gimnasia aeróbica de bajo impacto y bailar.

La práctica de disciplinas como el taichí y el yoga se ha comprobado que es muy beneficioso para las personas mayores especialmente para evitar y mejorar los problemas relacionados con ciertas enfermedades como la artritis, osteoporosis y enfermedades cardiovasculares.

Permite además el fortalecimiento de los músculos, favorece el equilibrio y además contribuye a la relajación y mejoramiento del estado de ánimo.

Recomendaciones importantes

Antes de iniciar cualquier plan de ejercicio es importante visitar al médico quien tras una evaluación de las condiciones físicas del adulto mayor, recomendará la actividad que pueda realizar sin que represente ningún riesgo para él.

Es necesario tomar en cuenta que el ejercicio en esta etapa de la vida debe realizarse de manera controlada, sin excesos en el esfuerzo ni en la duración.

También se debe considerar si existen problemas cardiovasculares o de los huesos para practicar actividades que sean apropiadas de acuerdo a estas condiciones.

Si bien el ejercicio es recomendado para todas las edades, cabe destacar que no todos los deportes son aptos para todas las personas.

En definitiva, practicar deporte durante la tercera edad no sólo es posible sino también necesario para mantener una buena condición tanto física como emocional.